26 febrero

MINDFULNESS. “3 minutos en el presente”.

Información. Experiencia personal. Y práctica. Comparto un vídeo de mindfulness como una pequeña presentación y toma de contacto. Para comprender de verdad lo leido puedes probar y experimentar, dedicándole tu energía y tiempo. Hoy pueden ser 3 minutos.

Hace unos años, en un curso, escuché hablar por primera vez sobre mindfulness. Entonces curiosee para saber en qué consistia, sin ahondar demasiado y sin dedicarle constancia. Poco a poco he ido acercándome y familiarizándome con esta actitud tan saludable y es por ello, que quiero acoger este término en el blog y darle un sitio, porque trabajo y creo en los beneficios del mindfulness como una herramienta en sí misma y como una prometedora herramienta parte integrante de la psicoterapia. Quiero citar algunos de sus muchos beneficios en: problemas de salud (p.e. dolor crónico), trastornos psicológicos (p.e. del estado de ánimo) o beneficios más globales que puede obtener cualquier persona tales como: reforzar la conciencia, recuperar el equilibrio, reducir el estrés, aumentar la concentración y reducir las distracciones, manejar la atención para poder elegir y cambiar, regular el estado de ánimo y las emociones, cultivar una mente más flexible y estable…

Vicente Simón, 2007 define el término mindfulness de manera sólida y sencilla: “Mindfulness es algo muy simple y familiar, algo que todos nosotros hemos experimentado en numerosas ocasiones de nuestra vida cotidiana. Cuando somos conscientes de lo que estamos haciendo, pensando, o sintiendo estamos practicando mindfulness. Lo que sucede es que habitualmente nuestra mente se encuentra vagando sin orientación alguna, saltando de unas imágenes a otras, de unos a otros pensamientos. Mindfulness es una capacidad humana universal y básica, que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente (emociones, pensamientos, imágenes, recuerdos…) momento a momento. Es la práctica de la autoconciencia“.

Estar donde estoy. ¿Escucho cuando estoy escuchando?, ¿´como cuando estoy comiendo?… Pocas veces estamos donde estamos y a lo que estamos. Nuestra atención pulula entre preocupaciones, se adelanta al presente, se queda atrapada en el pasado ó se divide desplazándose en dos o tres cosas al mismo tiempo con prisa y así, solemos estar desconectados de la realidad presente. Tenemos pequeños accidentes, olvidamos cosas, nombres y conversaciones, ponemos el piloto automático funcionando, haciendo, sin estar presentes en lo que hacemos o sin poder atender la tensión o cansancio que sentimos en el cuerpo…

Mindfulness al igual que otras técnicas meditativas pone de manifiesto que el aprendizaje, entrenamiento y manejo de la atención pueden mejorar la salud y el bienestar integral de la persona.

Cuando estoy aprendiendo a vivir en una actitud mindfulness: me gustan sobre todo dos de sus ingredientes claves: ACEPTACIÓN, al reconocer y vivir las cosas tal cual son ahora y OBSERVACIÓN al permitir lo que me sucede, curiosa, sin mi juicio interno, sin expectativas propias o ajenas, sin pretender resultados, desalojada de mis exigencias o premisas. Sintonizo conmigo misma en el silencio del cuerpo, un lenguaje desconocido y tranquilo.

Aprovecho y vivo toda la vida que poseo en este momento, con esta persona, en esta acción… de manera plena. Poder descubrir la simpleza, la apertura, el fluir de un momento experimentándolo en el cuerpo es una forma de vivir, un acceso a un lugar libre que merece la pena conocer, TU MISM@ .

 

Nuria Zabala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *