30 enero

La pluma de Dumbo.

En psicoterapia también podemos pensar que a veces no es bueno matar moscas a cañonazos. En los últimos años las investigaciones que se han centrado en comprar la eficacia entre psicofármacos y placebo o entre psicofármacos y psicoterapia han podido mostrar cómo el efecto de la farmacopea en nuestro malestar psíquico es, cuanto menos, discutible.

En primer lugar nos empezamos a plantear la entidad diagnóstica de la enfermedad mental como tal. Si se trata de una entidad discreta, como la hepatitis o la gripe o si bien, es una forma activa de afrontar un determinado estado de las cosas, en definitiva, como un intento de dar sentido a la experiencia. Es decir, que no es algo que ocurre y es ajeno sino que es algo que nos ocurre y tenemos mucho que ver en su producción así como en su resolución. Y que por lo tanto no es susceptible de erradicar como quien erradica un virus o una bacteria. O al menos no con las mismas armas.

Los días 16 y 17 de noviembre tuvo lugar la IX Reunión Anual de la Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud (SEPCyS) bajo el título ¿Es rentable la Psicología Clínica y de la Salud? En ella intervino el profesor Irvin Kirsch, de la Universidad de Connecticut y de la Universidad de Hull. Este autor ha realizado numerosos trabajos en relación a la eficacia de los tratamientos farmacológicos y comenta en una entrevista realizada por el Colegio de Psicólogos sus conclusiones acerca de cómo las expectativas que tenemos sobre el mundo y sobre nosotros mismos afectan a cómo nos sentimos. Se ha dedicado mucho tiempo a estudiar el efecto placebo que no es otro que el efecto que envuelve la acción de ayuda de alguien hacia otro alguien. A través de pastillas, la palabra o lo que sea. Pues bien, ha podido comprobar, como muchos otros antes que él que el efecto placebo explica gran parte de la eficacia de los antidepresivos. Tanta, que en muchas ocasiones (casi un 90%) dicho efecto explica la eficacia completa del antidepresivo en sí. Así que según el profesor Kirsch, en muchas ocasiones, los antidepresivos pueden convertirse en cañonazos que no solo no maten a las moscas sino que además, oculte el gran poder que tiene el sentirse ayudado por otro cuando alguien está triste y sin deseo. Dumbo no volaba por la pluma, sino por la confianza que depositó en quién se la dio y por tanto, en la pluma en sí misma.

Fermín Luquin

Una respuesta a “La pluma de Dumbo.”

  1. Silvia R. dice:

    Me parece un estudio muy interesante el de Irvin! A mi, algo me decía que era mucho mejor hacer psicoterapia que ir al psiquiatra a por antidepresivos, pero que alguien que estudia el tema me diga que el 90% de su eficacia es por el efecto placebo… me lo confirma del todo!! Gracias por compartir este tema con nosotros, Fermín. Me reafirmas en lo que ya temía. Me gusta mucho leer vuestros posts. Adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *